22 de ene. de 2015

Vela de gatito Kisa



Paso rápidamente para compartirles ésto porque me muero de amor.
La diseñadora islandesa Thorunn Arnadottir es la responsable de esta línea de velas tan especial y que vengo viendo por donde sea que vaya (en internet, se entiende).
La vela Kisa viene con forma de gatito, aunque no uno tradicional, sino como ¿facetado? Como sea, es un diseño hermoso, muy escandinavo, y que no es nada más ni nada menos que una vela.




Hasta ahí ya me convence, e inclusive compraría un par (si pudiera) y nunca las usaría. Es una vela muy bella.

Pero como no hay nada mejor que un producto que además de bello y útil pueda ser reutilizado, al consumirse la cera de la vela se revela una sorpresa:

¡¡TIENE UN ESQUELETO!!

Así es: bajo la apariencia del gatito, se encuentra la estructura de un esqueleto, lo cual encapsula bastante bien la idea de lo creepy cute, o simplemente algo bello que esconde otra cosa igual de bella. Está en cada uno.


Acá pueden ver un video:




Pueden conseguirse acá o acá, pero seguramente terminarán por todos lados; no tengo dudas.
Quiero un par. Ya saben.



Todas las imágenes son de sus respectivos autores y han sido reproducidas únicamente a efectos ilustrativos.
____
Encontrame en las redes sociales:



12 de ene. de 2015

Reseña: Velvetine Salem by Lime Crime





Después de tanta locura y fanatismo por los labiales de este estilo (líquidos que se vuelven mate e indelebles) por fin conseguí dos: uno de Lime Crime y otro de Kat Von D.
Hoy voy a reseñar el primero, pero quédense cerca porque espero poder contarles del segundo pronto (y con suerte antes del 2016).

Los velvetines de Lime Crime son, según la descripción de la marca, labiales líquidos que luego de un minuto aproximadamente, secan y se vuelven intransferibles.

Salem forma parte de la colección Clueless Witch que apareció en marzo de 2014.





En orden de preferencia, me interesaba probar Salem, Wicked y finalmente Black Velvet, ya que este último se ofrece en otras marcas y a precios más accesibles.
Salem llamó mi atención instantáneamente ya que me llevó a los 90's, en particular a los labiales marrones y borgoña que usaban las mujeres de mi familia. ¡Tan horrendos me parecían! Y sin embargo, acá estoy, habiendo comprado uno igual.
Soy una mentira.

(?)

10 de dic. de 2014

Reseña: Sephora Collection Upside Down Mascara


Oh, pero qué diseño. La necesito.


Eso fue lo primero que pensé luego de enterarme de la existencia de esta máscara de pestañas by Sephora, y aunque las reseñas sobre el producto eran horribles (el 90%), hice oídos sordos y me encapriché. 
Soy bastante ubicada y no me compro todo lo que veo y me gusta, pero ay, entre ceja y ceja la tenía.
Aprovechando que un familiar andaba de vacaciones por EEUU pude conseguirla y hace una semana que la tengo en mi poder.


Imagen promocional del producto



Pero, ¿por dónde empezar a contarles?

13 de nov. de 2014

Mi experiencia con el Oil Cleansing Method



Luego de leer mucho mucho al respecto, decidí probar la limpieza de cutis utilizando aceite, método conocido como Oil Cleansing (limpieza con aceite)
Armé una suerte de diario con anotaciones varias como para poder ir contando la experiencia a medida que iba avanzando.

Día 1: Comencé el tratamiento la noche del miércoles 24/09. Primer intento: Aceite de jojoba. Solamente conseguí uno que trae romero. Se siente liviano en la piel, aunque el aroma boticario de romero es algo fuerte; sin embargo, no me molesta, pero lo menciono porque puede molestarle a alguien.
Si bien la web del Oil Cleansing Method sugiere aceite de castor (ricino). Olvídense porque en mi ciudad no conseguí en mi visita por herboristerías y en las farmacias no había stock.

Apliqué el aceite (unas dos o tres gotas), froté las palmas y lo apliqué en el rostro con movimientos circulares suaves, comenzando desde las mejillas , frente y mentón y trabajando hacia el centro de la cara. Admito que al  frotar aceite sobre la nariz, zona que se me suele llenar de puntos negros, temí un poco, pero tengo que comprobar si este método es tan eficiente como sugieren.
Luego de dejar reposar unos minutos el aceite en la piel, empapé una toalla para el rostro con agua bien caliente y la presioné sobre la cara, sin frotar. Enjuagué la toalla, otra vez la acerqué al rostro pero esta vez casi tocándolo, invitando al vapor a expulsar el aceite. Luego de unos segundos, volví a presionar la toalla caliente sobre el rostro, dejándola enfriar.
Noté que mi piel seguía bastante grasosa así que repetí el proceso de enjuague dos veces y dejé que seque al natural.
Mientras escribo ésto, siento una leve sensación de frescura en la piel, probablemente producto del romero.
No siento residuos oleosos y al tacto la piel está suave y la siento completamente limpia. La zona T no presenta oleosidad hasta el momento.


Artículos similares